Desobedecer la orden de evacuación, error mortal ante el lento castigo de Florence