El 'padre coraje' francés consigue su objetivo: Encarcelar al asesino de su hija