Susto en un caserío en Vizcaya que casi queda calcinado por un incendio durante una fiesta de Año Nuevo