Unos 4.500 funcionarios griegos cobraban sus pensiones a pesar de que estaban muertos