Miles de personas siguen haciendo guardia a las puertas de la capilla ardiente de Chávez