Las barandillas que cedieron en Bolivia estaban mal soldadas y rellenas de masillas, según los investigadores