La galería Iberia de Pekín se desvincula de Gao ping