Los gemelos siameses Edgar y Dominick ya pueden vivir el uno sin el otro