La boca gigantesca de un rape atrapa la mano de un buzo ruso