El gobierno brasileño responde ante las multitudinarias protestas