El gobierno japonés reconoce en televisión la muerte del rehén