Guiño del Gobierno a Cataluña: levanta el control financiero y fija reunión con Torra