El gobierno surcoreano minimiza el riesgo de sufrir una "lluvia radiactiva"