Goni, el tifón más grande del año, deja cuatro muertos y un millón de desplazados a su llegada a Filipinas