Una gorila muere en los brazos de su cuidador, quien estuvo con ella más de 14 años tras quedar huérfana