Una gran nevada sepulta la localidad canadiense de San Juan de Terranova bajo un manto blanco