La guerra en Siria ya ha dejado 15.000 muertos en menos de un año