La guerra en Siria, a golpe de dron