Los refugiados siguen dejándose la vida en su afán por llegar a Alemania