La guerrilla nigeriana acusa a los militares de matar a sangre fría a 7 desplazados