Persigue con un hacha a los clientes en un supermercado de Londres