El espeluznante hallazgo en casa de un médico tras su muerte: más de 2200 restos de fetos