Hasta Trump alaba las habilidades de la Ronaldihna tanzana