La monja que toma helado causa polémica en Reino Unido