Bolivia recibe al rey Felipe VI y a Pablo Iglesias con una particular versión del himno de España