Un hombre sobrevive milagrosamente a 1.200 picaduras de abejas