Los homosexuales no pueden ayudar donando sangre a los heridos de Orlando