Para los hombres paralíticos tan importante es la función sexual como caminar