Las calles de Hong Kong son tomadas por la policía en plenas protestas pacíficas