El horror de Misrata, bombardeada durante semanas, llega a Bengasi por mar