Los hospitales, nueva zona de guerra de los narcos