La huelga en Bélgica complica la cumbre