La ayuda humanitaria comienza a llegar a Grecia tras los incendios en los que han muerto 81 personas