Un incedio en una favela de Sao Paulo deja sin casa a 1000 personas