El fuego de Portugal arrasa 26.000 hectáreas, el 90% del área verde, y deja 64 muertos