El fuego avanza y devora más de 54.000 hectáreas del parque de Yosemite