Notre Dame, en pie gracias a los bomberos que arriesgaron su vida adentrándose en su interior