Una treintena de los fallecidos han muerto carbonizados en sus coches