Un virulento incendio obliga a activar el estado de emergencia en Washington y Oregón