"Quiero llorar": la tristeza embarga a los parisinos y turistas, testigos del incendio de Notre Dame de París