Las llamas destruyen una iglesia ortodoxa en Manhattan