Los incendios en California ya han arrasado 12.000 hectáreas