Impotencia y resignación en California ante un fuego que sigue avanzando empujado por el viento