La ola de incendios en la costa oeste de EEUU destruye una superficie mayor que la de Nueva York