El fuego devora miles de hectáreas en Australia