La indignación llega a Nueva York