Los indignados resisten a pesar del frío y la nieve