Uno de cada cinco infectados de coronavirus en el mundo es estadounidense