El ingeniero sevillano que viajaba en el avión vivía hace meses en París