La oleada migratoria, imparable ante la parálisis de la política